Aire

 

Aire para respirar. Aire para sentir. Aire para recordar. Aire para vivir.

No podríamos sentir sin aire. No podríamos ser sin él.

Aire que barre las hojas de los árboles en otoño, que mueve las velas de los barcos en verano, que hiela las aguas en invierno y que transporta aromas extraordinarios en primavera.

Aire que renueva los pulmones segundo a segundo. Aire que te hace mover hacia adelante, buscando la siguiente bocanada.

Aire donde nacen las olas, aire para volar, aire para suspirar.

Frío o calor. Natural o provocado. Brisa o huracán.

Inoportuno. Querido para unos, maldito para otros.

Del comienzo al fín, sin dejar ni un sólo segundo de rozar la piel, nos acompaña en el viaje de la vida. Testigo del nacimiento, del crecimiento, del desarrollo y de la partída.

Mil nombres se dicen de tí y tú sigues siendo el mismo. Nunca dejas de estar y ser. De sonar o callar. Armónico y desafinado.

Y así sigues y perduras siendo amo y señor del tiempo, viviendo, llegando a todos los rincones.

Y así te pinté. Con mis colores pude sentirte y plasmarte. Y en cada deslizar  del pincel recuerdas Reflexiones, Inicios, Principios y Evoluciones. Y con tu fuerza cierras la ventana de los Días Azules y abres una nueva puerta.

Un nuevo destino.

Un nuevo aire.

Aire. Acrílico sobre lienzo. 100x80. 2012

Aire. Acrílico sobre lienzo. 100×80. 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s