Uniones impulsivas

Palma, verano de 2007.

Me latía el corazón más rápido de lo normal. Era el síntoma de que mi mente y mi brazo se habían unido.

Sin apenas tomar medidas ni pararme a reflexionar, la punta del lápiz marcó 4 líneas en el lienzo y se cayó al suelo sin hacer apenas ruido.

Los botes de pintura, que ya estaban abiertos, gritaban. Querían participar en la fiesta de colores que había planeado. Los pinceles, ausentes, habían dejado el protagonismo a la espátula, debutante esta vez.

Fueron unas horas. Intensas. Creo que demasiado intensas.

Notaba cómo mi brazo y mi mano sabían qué era lo que tenían que hacer. Se movían arriba y abajo, tapando el blanco lienzo velozmente.

Amarrilo sobre negro. Día y noche

Blanco sobre negro sobre naranja. Amanecer.

Marrón sobre verde sobre azul. El mundo.

Blanco sobre morado sobre verde. Primavera.

Amarillo sobre morado sobre negro. Noche estrellada.

Azul sobre blanco. Invierno.

Blanco sobre burdeos sobre amarillo. Otoño.

Naranja sobre ocre. Verano.

Rosa sobre rojo. Pasión.

Respiré. Me dejé caer en el sofá y cerré los ojos. Muy fuerte.

Mi corazón se calmó. Abrí los ojos y sonreí.

Bienvenido.

Unión. Óleo sobre lienzo. 2007

Anuncios

4 Respuestas a “Uniones impulsivas

  1. Borbotones de pasión fluyendo a toda prisa y estampádose contra una tela. Es asombroso lo que el corazón puede crear cuando se le dan manos para ejecutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s