EL COLOR DE MI MENTE

Carboncillo sobre papel.

“Jose, te hemos apuntado a clases de dibujo como tu hermano y tu primo”. Esa es la primera frase que me dijeron mis padres antes de que empezase mi pasión por la pintura.

Creo que era Septiembre del 86. Parece que fue ayer.

Mis padres  me compraron un bloc de dibujo artístico, un lápiz 2B y un carboncillo 6B. La goma de borrar y el sacapuntas, así como el estuche lleno de pinturas de madera de colores ya las tenía yo de antes.

Estaba nervioso pero ilusionado. Me tranquilizaba saber que no estaba solo, que mi hermano iba conmigo, aunque a veces, él y mi primo, mayores que yo, se aliaban para hacerme rabiar. Cosas de niños.

Carboncillo sobre papel.

Entré en el aula. Era grande y estaba llena de mesas y sillas. Tambien había una mesa de despacho que ocupaba Angela que era la que se dedicaba a los cobros de las cuotas y recibir a los padres. Una gran cristalera dejaba entrar la luz natural y podíamos ver la calle. Cerca, había otra aula, esta mas pequeña donde estaba Roberto, el profesor y la gente mas mayor que se dedicaba a pintar cuadros. Recuerdo que ese aula me daba miedo aunque no se muy bien porqué…quizá porque la considerabamos inalcanzable.

Tenía que ir todos los lunes y miércoles. De siete y media a nueve y media de la tarde. La verdad es que no siempre tenía ganas  pero ahí estaba mi padre para animarme. Ellos me acompañaron muchas veces y otras iba con mi hermano los dos solos.

Durante los primeros meses, con 8 años, yo intentaba hacer los dibujos lo mejor posible. Recuerdo alguna de esas láminas que copiabamos. Eran dibujos a carboncillo generalmente. Tambien algún paisaje o dibujo a color.

Siguieron pasando los meses. Había épocas en las que los dibujos me salían mejor y otras en que me costaban más. Supongo que aunque en ese momento no lo perciviese, era parte del aprendizaje.

Carboncillo sobre papel.

Una vez al año, todos los chicos y chicas de la academia teniamos que pintar un cuadro. Era como un rito. Y teníamos que hacerlo en el otro aula, en la de los mayores. A mí no me toco ese año, quizá aun no estaba preparado para dar el gran salto.

Carboncillo sobre papel

Anuncios

2 Respuestas a “EL COLOR DE MI MENTE

  1. Muchas felicidades por tu blog Txema!!!……………. un blog que apunta maneras, …………..que hace sentir la pintura con ilusión,…….que chulo, me encanta!!
    La idea de colgar tu evolución está genial, me has llevado a mi también a mis primeras pinceladas, que recuerdos!!
    Me encantar ver la ilusión en los ojos de la gente, y en este caso, la estoy percibiendo en este maravilloso blog………….un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s